Historia y Arqueología Marítima

 

HOME

LA RADIO EN LA GUERRA Y LA LETRA V

Indice  Anecdotas Marineras

 

 

Paradojal : la BBC  iniciaba su programación para el exterior con música de un alemán.

Los primeros años de la WW2 , al atardecer por una radio porteña escuchábamos noticias de la guerra de los distintos  beligerantes . Así se sucedían los locutores en español : Aquí Berlin, aquí Londres, aquí Roma.  La radio jugó sin duda un papel en aquella tragedia , como lo hizo el cine y la prensa.  Pienso en José Gomez Fuentes en ATC y me dan ganas de llorar.

A.C.


Tomado del blog de Manuela Zárate.

La V de Victoria

 

 En 1941 comienza la campaña V for victory” (V de victoria) en una transmisión de la BBC. La campaña impulsaba a los escuchas de la Europa ocupada por los Nazis a demostrar su apoyo a los aliados garabateando la letra V donde pudieran.  Las palabras textuales de Douglas Ritchie quien salió al aire con el pseudónimo Colonel Britton fueron “Hagan salpicar la V de un extremo de Europa al otro” - Splash the V from one end of Europe to another. La idea estuvo inspirada en un servidor belga de la BBC, Victor Laveyele, quien instaba a sus compatriotas a usar la letra, entre otras cosas porque la palabra Victoria, equivale a Victoire en francés, Vrijheid en belga y Victory en inglés, lo que le facilitaba convertirse en un símbolo multinacional de solidaridad.

 Más allá, Ritichie se dio cuenta de que las tres notas cortas y una nota larga al comienzo de la Sinfonía Nº 5 de Beethoven eran equivalentes a la letra V en clave morse, (. . . _). De esta forma Ritchie comenzaba sus alocuciones con esta música como tema principal, y pronto sus escuchas comenzaron a replicar el sonido como pudieran, como símbolo de resistencia. Pronto el Primer Ministro Winston Churchill lo tomó casi como símbolo personal. 

Si la 5ta Sinfonía de Beethoven se puede resumir a unas cuantas palabras es: triunfo sobre la adversidad. Si uno la escucha, más allá de cualquier observación técnica, del cambio en la tónica, en la dominante, lo que llena el alma es esa sensación de un comienzo incierto, casi tenebroso y un final lleno lleno de poder y majestuosidad en el cuarto movimiento. Tal vez de las cosas más bellas que nos haya dado la música clásica en todo su desarrollo. Se comienza en plena oscuridad (lo que era poco común en la música de la época, la sinfonía está en Do Menor) y se termina lleno de luz. Es como salir de un túnel. Lo que es más, escuchar durante el tercer movimiento, cómo se da el cambio, como gradualmente lo que viene con un tono sombrío, triste, lleno de miedo y angustia se va convirtiendo poco a poco en una luz que viene creciendo, y se van dando esos destellos de esa palabra que a quienes vivimos en la ansiedad a veces nos cuesta tanto palpar: esperanza.

No dejo de pensar, de imaginar a esas personas que hicieron suya la 5ta sinfonía. Cómo la usaron como medio de mantenerse con vida, de no dejarse arrastrar por la incertidumbre y la tristeza. El dolor. El dolor inimaginable de una guerra. Quienes la hicieron suya y la reprodujeron con una sola letra durante uno de los períodos más negros de la historia de la humanidad.

Mario Antonio Lorenzo Togno


Para quienes les interese la cuestión técnica les comento que el uso de la letra “ V “ en Código Morse – aparte de formar parte de las palabras donde su inclusión es la indicada – tiene una aplicación específica.-

                                         Dicha letra “V” en el alfabeto de Don Samuel Finley Breese Morse está compuesta por tres caracteres, los mismos son tres puntos y una raya ( . . . - ) debiendo recordar que cuando este artista plástico diagramó su alfabeto, la telegrafía era de orden gráfico-visual pues los signos se imprimían sobre una cinta de papel bajo la modalidad “sello seco”, es decir sin entintar, que posteriormente era “leída” por el operador actuante como receptor, traducida a caracteres romanos y plasmados en papel. La cuestión de la recepción auditiva vino posteriormente con el uso y la práctica.-

                                          Una vez que la recepción de las transmisiones telegráficas pasó a ser completamente auditiva lo que antes se denominaban “puntos y rayas” pasaron a ser sonidos cortos y largos. Para más claridad de conceptos agrego que didácticamenbte el sonido de una “raya” (sonido largo) es equivalente a la duración de tres “puntos” juntos (sonidos cortos), por ende un “punto” en duración de sonido es equivalente al tercio de una “raya”.-

                                         A partir de lo anterior a la letra “V”, si se la quiere representar gráficamente pero en cuanto a su variante auditiva, queda como : “dit  dit  dit  daah” lo cual permite advertir fácil y claramente su similitud con el inicio de la “5ª Sinfonía” que – usando mismo método – suena como : “pah  pah pah páááh” .-

                                        No es casual que esta conformación de caracteres morsísticos resulte el más “musical” al oído humano con relación al resto del abecedario de Don Samuel. Esta especial característica llevó a la “V” a ser la protagonista de la aplicación específica a la que aludí en el principio y sobre la que me explayo a partir de este momento.-

                                       Quienes, aún sin ser especialistas en la materia, han tenido oportunidad de presenciar o incluso protagonizar un contacto radial bi-lateral en radiotelefonía, habrán escuchado alguna vez que un corresponsal le solicitaba al otro “Modulame para sintonía” a lo que del otro lado del comunicado cumpliendo con lo solicitado recitaba: “Uno, dos, tres, cuatro, hooooola, buque Misiones Dos modulando para sintonía, hoooooola, a ver ahora Pacheco? Adelante cambio” lo cual le permitía al Operador de Pacheco en este caso mejorar la claridad de la recepción retocando la sintonía de su aparato receptor “clavando” la frecuencia en el mismo en el punto que mejor escucha al buque Misiones Dos en esta oportunidad. Obviamente que empleando el modo de emisión “CW” (Telegrafía) esta alternativa no era viable. Cómo se hacía entonces para “clavar” sintonía…? Empleando las estaciones radioeléctricas del ejemplo anterior ahora lo haré para telegrafía, aclarando para ello que la abreviatura “QSV” significa “Emita series de tres letras V seguidas”, “LPD” era General Pacheco Radio en Telegrafía, “LRQT” era la distintiva de llamada internacional del buque Misiones II y “PSE” es la abreviatura internacional de “please”:

 “LRQT de LPD PSE QSV” (Pacheco le pide al Misiones II que transmita series de tres letras “V” seguidas)

 “ VVV VVV VVV   DE LRQT    VVV  VVV  VVV   DE LRQT    VVV  VVV  VVV   DE LRQT”   (continuando en esa emisión hasta que Pacheco lo interrumpía por haber logrado sintonizarlo – se debe aclarar que reglamentariamente  no se debía exceder de esas tres series de V como las que describí, lo cual no siempre se respetaba…)

                                       Creo que resulta ocioso aclarar el uso específico de la letra “V” al margen de su uso habitual ya que la claridad de discernimiento que proporcionaba su particular conformación y musicalidad la encumbraban como “el signo” para mejorar sintonías dificultosas. Vale aclarar que lo expuesto tuvo sus inicios muchos años antes de que la WW II tuviese lugar, por ende cualquier otra connotación que se le quiera dar queda al margen de una simple coincidencia.-

                                        Para cerrar digo, en mis tiempos de Instructor de Telegrafía en mi radio Club a nivel Radioaficionados siempre fue una constante que aún aquellos que resultaban más “duros de oreja” para este modo de comunicación, incorporaban a la “V” de manera simple y sin dificultad alguna, al extremo de que algunos que no llegaron a completar el curso ni obtener su licencia de aficionado, hoy en día cuando marchando en sus automóviles me divisan desde lejos llaman mi atención haciendo la “V” con sus bocinas…  J

                                       Cordial saludo.-

                                       Mario Antonio Lorenzo Togno

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar