Historia y Arqueología Marítima

HOME

Anecdotas y Tradiciones Navales

Autor: Valentin Fernandez Kralj

Indice  Anecdotas Marineras

Un encuentro con Piratas

 

Valentin G. Fernandez Kralj - Segundo Oficial - mv “Tabarak”

El “Tabarak”. Bulk Carrier de 17055 TRB con bandera de Vanuatu operado por DORIS Maritime. !

Jack Sparrow no existe ?!

Acabábamos de fondear, después de 2 horas de maniobra y garrear 2 veces, finalmente el fondeo se mantenía firme. !

Chittagong, en el extremo nor-oriental de la Bahia de Bengala, no es precisamente un fondeadero agradable. Corrientes de dos o tres nudos, con una marea regular como un reloj, todo el norte de la Bahia de Bengala recibe la influencia de la corriente norte ecuatorial influenciada por la peculiar geografía de las costas del Indico, sumando a eso un tenedero que deja mucho que desear, limo, limo y limo. Hasta parece el Rio de la Plata. Dos veces al día los buques giran en torno a sus cables de fondeo todos juntos como en un desfile bien ensayado, y todos ellos tienen todos los grilletes de cadena en el agua.

El mv “Tabarak”, 17055 Toneladas de Registro Bruto, acababa de arribar a su destino después de unas 3 semanas de navegación desde China, con una carga completa de cemento para el puerto Bangladeshi. Habíamos fondeado con 11 grilletes, no recuerdo cual ancla, a eso del mediodía. Y como buen segundo oficial me encontraba completando el libro de navegación, típica tarea después de fondear.

Repentinamente, uno de los marineros entró en el puente gritando: the police, the police !!!!!!-, a lo que respondí preguntando que qué le pasaba. Ahí me informó que teníamos piratas abordo.

Después de un momento de perplejidad, procedí de acuerdo a la rutina: alarma general, avisar por el difusor la presencia de piratas abordo, requerir la presencia del Comandante en el puente, todo el personal verificar el estado de clausura de la superestructura, etc. Después de cerrar y trabar las puertas del puente, tomé el VHF dispuesto a transmitir y tras un segundo de duda (es MAYDAY ??? ):! -MAYDAY, MAYDAY. This is motor vessel Tabarak, at anchor in Chittagong roads, we are under pirates attack ! We are under pirates attack !!!!! MAYDAY. MAYDAY.

Repetí el mensaje tres veces, obviamente, nadie respondió. Genial. Los otros buques en la rada no se querían hacer cargo, y la guardia costera Bangladeshi probablemente no ecibió la alerta.!

Mientras reflexionaba en la probable presencia de otros argentinos en los buques cercanos llegó el capitán al puente. Después de informarle las novedades me instruyó para que activara el SSAS (el sistema de alarma silenciosa que todo buque mercante posee). !

En los papeles todo muy bien hasta ahora, en la practica … Del personal, ni noticia. En teoría ante un ataque pirata la tripulación debía reunirse en el puente o la sala de maquinas. Todos estaban bien instruidos al respecto, el buque realizaba periódicamente ejercicios de ISPS y todos desempeñaban su papel sin problemas. El plan de seguridad estaba en regla, todo muy bien. Pero nadie apareció. La rapidez que tuvieron para esconderse fue récord.

El Capitán decidió que yo debía recorrer la superestructura chequeando que estuviera todo cerrado y trabado. Genial, pensé. Piratas a bordo, yo más sólo que la luna y oficiando de maestro de ceremonias. Por acá Señor Pirata, lo estábamos aguardando. Disculpe que el Capitán no bajó a recibirlo, pero me mando a mí, que soy argentino y por lo tanto descartable; vio ? !

Así que agradeciendo mi buena suerte, corrí escala abajo en procura de alguien, y como suele suceder en estos casos la única persona que uno encuentra es la menos pensada. Pues se trató del electricista, un rumano bastante afecto a los alcoholes fuertes, que cuando llegué al nivel de la cubierta principal me recibió con un conciso: let’s go…

Let’s go then … Salimos a la cubierta principal y ahi me encuentro a menos de 3 metros, con un muchacho, descalzo y solamente vistiendo una dhoti arremangada hasta la cadera, bien preparado para correr o nadar si fuera el caso.

Y lo siguiente que veo es una faca de hoja curva, de esas típicas de medio oriente, con una hoja de como de unos 25 centímetros de largo. La dhoti, tipica del norte de la India, Paquistán y Bangladesh.!

Sin pensar, rápidamente decido que 25 centímetros de acero son mas que suficientes para mi, así que después de mirarnos como idiotas durante un buen par de segundos, el amigo de rumania decidió que no era saludable quedarse ahí y, tomando un banco que teníamos en ese lugar para descansar en horas de ocio, se lo revoleó por la cabeza al pirata en cuestión. Uso el argentinismo “revoleó” específicamente porque me es mas gráfico, aunque “arrojo el banco como objeto contundente” también aplica para el caso. Suelo pensar que no se quién estaba mas asustado, si el pirata o yo. Yo probablemente. !

Después del encuentro, entramos bien rapidito dentro de la superestructura y cerramos la porta. Trabada a cal y canto. Me fui corriendo para el puente para informar de lo ocurrido y avisar al capitán que estaba todo mas o menos cerrado; y al llegar esperaba encontrar a la tripulación reunida ahi, al único que encontré es al capitán maldiciendo en ucraniano a todas las madres de todos los lobos de mar que teníamos por tripulación. Y no es que sepa hablar ucraniano, pero después siguió en ingles y ahi pude establecer la linea de su discurso … !

El barco pirata después de robarnos algunas cosas. En verdad eran como 5 o 6, pero estaban escondidos en el fondo del barco …!

Finalmente, nuestros amigos piratas se arrojaron al agua junto a unos cuantos tambores, una amarra y alguna otra cosa mas, donde estaba su barco pirata esperando para recogerlos. !

Ahí tuve la oportunidad de sacarles la foto de su escape, solamente cuando vi la imagen caí en la cuenta que ostentaban una bandera, aparentemente oscura o negra. No es que fueran admiradores de los Piratas del Caribe, sino que la mayoría de los pesqueros en esas aguas usan ese mismo tipo de bandera, así que probablemente estuvieran haciéndose pasar por pescadores o realmente fueran pescadores buscándose un ingreso extra en un día sin pique. !

CASI SIETE MESES …!

Casi siete fueron los meses que pase a bordo del “Tabarak”. No es que me gustara el buque, pero mi contrato original era de seis meses en un comienzo, y como el buque fue vendido, el armador me “convenció" ($) para quedarme un mes extra hasta el cambio de dueños. Era la época de la crisis del 2009 y no había trabajo, así que el trabajo que salió fue el que acepté.

Con los estibadores en el “tea brake”. Llegaron en el primer dia, se instalaron y se quedaron a bordo hasta que completamos la descarga, 3 semanas …. !

En esos siete meses hicimos varios viajes entre India y China, pasando por Singapur, también Bangladesh y hasta Paranaguá (una carga de 34000 t de azúcar, de lo mas incomodo para cargar, créanme. El buque entero parecía una manzanita de esas que te venden en la plaza, las moscas revoloteando por todos lados). Después de varios meses navegando por el Indico y el mar de la China, Malacca, etc. el buque se vendió. !

En su momento me sentí feliz de poder volver a casa, desembarcar de esa bañadera oxidada llena de problemas y alejarme del temperamento de su Capitán, que no era precisamente de lo mejor. !

Sin embargo, hace poco me enteré que la desguazaron en Alang, como todos los buques. Y no deje de conmoverme un minuto, como siempre que uno se entera que un buque fue cortado, como el viejo “Amalia del Bene”, como tantos otros.!

A dónde van las almas de los buques cuando los cortan ? Porque los buques tienen carácter, personalidad y a veces hasta sentido del humor. Y si tienen todo eso entonces tendrán alma, calculo yo. !

No sé. De todas formas fue bueno volver a casa, y a un bendito inodoro que funcionara como Dios manda …

Valentin Fernandez Kralj

Southampton, mayo de 2014

(Faltan las fotos que mandó Valentin)

Descargando en Chittagong una carga de azúcar de Brasil.

 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar