Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice  Anecdotas Marineras

Anecdotas y Tradiciones Navales

EL DIA QUE COMI CON UN MUERTO

Provista por: Ricardo A. Cornejo  Fecha: 06/06/2007

Línea Montevideo-Buenos Aires

 Dada mi actividad a bordo y el carácter en que representaba a la Empresa Flota Fluvial, podía decirse que mi situación era privilegiada ya que tenia asignado el camarote del Armador y la cena la efectuaba en la mesa de la Oficialidad del buque. Pero claro si bien las comidas eran variadas como muchos lo saben siempre se repite (de ahí lo de Sota, Caballo y Rey).

Por lo tanto, y con “compinches mediante” llámense cocineros, ayudantes, etc. Solía hacerme una escapadita por la cocina para ver alguna variante, esas que siempre tienen. Y ese día se me acerca el cocinero y me dice: Jefe, hoy hay algo que le gusta mucho, hicimos “caballu”. Sobre el pucho le dije, me prendo, en agradecimiento a los muchachos envié dos botellitas de un  vinito  Alemán comprado en la Boutique, tienda o como le dicen ahora Free Shop.

Invite a un compañero (hoy fallecido, Jose “Pepe” Vilches) y nos dirigimos a la cocina. No preciso bien el buque por el tiempo, pero creo que era el Ciudad de la Plata. Para los que conocieron esos buques recordaran el espacio que había frente a la cocina, donde se depositaban bultos que luego serian desembarcados en Buenos Aires.

Los ayudantes de cocina “muy amablemente” me dicen: jefe, como va a comer en la cocina y de parado, aquí afuera le preparamos una mesa con mantel y unas sillas para que este cómodo. Y así comenzó la gran cena, solo faltaban las velas, el buque en navegación, la luz de la luna, las estrellas y los muchachos en la cocina a las carcajadas, que yo justifiqué creyendo que era el vinito.

Al rato, una procesión, comenzaron a pasearse como si fuera una peatonal, un Comisario, luego otro, después el jefe de maquinas, una azafata paso y se persigno. Pepe, le dije a mi compañero, esto no me gusta nada, ya siento olor a cargada, que nos estarán haciendo comer estos atorrantes.

Y luego nos enteramos. Se acerco el primer Comisario de abordo y me dice, señor Cornejo usted es un sacrílego… yo pregunto como? y por que?.

Entonces contesta, porque ustedes están comiendo sobre la caja que transporta el cajón del actor y conductor fallecido (H.C) para ser entregado en Puerto Buenos Aires.

Obviamente, media vuelta y al camarote. Luego una comisión de los “muchachos” vino a preguntar si iba a sancionar a alguien a lo que conteste, “son chistes de marinos” y ahí concluyo todo.

Debo aclararles que he hecho cosas iguales o peores en los buques y en tierra que en otras oportunidades contare.

Si alguno de los “picaros” esta leyendo esto, todo esta perdonado. 

Ricardo Alberto Cornejo  ex – ex – ex – (Flota, Elma, etc.)

 

 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar