Historia y Arqueología Marítima

HOME

Anecdotas y Tradiciones Navales

Autor: Alfredo Cecchini

Indice  Anecdotas Marineras

HOJAS SUELTAS SOBRE TEMAS PORTUARIOS .

 

Está claro que mis crónicas corresponden a sucesos acaecidos en la segunda mitad del siglo pasado, exactamente entre 1950 y 1985 .  Algunas cosas siguen igual , otras han cambiado mayormente para peor .

Dado que la ENN no disponía de buque escuela , los cadetes embarcaban en grupos pequeños o incluso de a uno. Aprendíamos , haciendo.  " CADETE , ICE  LA BANDERA DE PRÁCTICO A BORDO   ".  Luego tocaba la Q amarilla , pedido de libre plática.  En la timonera  , cada bandera en su nicho de madera .

Previamente el radiotelegrafista había enviado un cable del Capitán asegurando no tener a bordo  nadie afectado por enfermedades pestilentes. Amarrados, el primero en subir era el médico de Sanidad Marítima.  En una copia de la lista del rol de tripulación los iba tildando ;  nada de revisar ; era un simple vistazo a la piel y los ojos .  No sé cómo se  arreglaban con los buques que traían más de mil inmigrantes.   Hay territorios , Africa, India, que suscitan desconfianza y la gente de esa procedencia , idem .

Terminado el trámite y arriada la Q , éramos libres de contactarnos con los terrícolas. Por suerte nunca me tocó que dictaran cuarentena . En un buque de pasaje la gente se debe poner loca. En los países del primer mundo, subía el guardia de planchada con un teléfono para comunicarse a gusto.   Jamás dispusimos de un teléfono en los hoy llamados países emergentes . En ocasiones también era el momento en que ingresaba la brigada de fondeo de la Aduana . Podía tocar un registro liviano o severo , con apertura de tanques y doblefondos .

La autoridad portuaria designaba tres guardias de planchada para turnos de 8 horas, que el buque replicaba con 3 marineros .  Por lo común gente de civil, sin armas , salvo casos puntuales : en la URSS  un soldado con rifle ; en USA un marshal con revolver al cinto si se le había prohibido el acceso a tierra a un tripulante por  motivos  X  o si había oro .   Esto lo contó el capitán Carlos Suburu en una nota de LA NACIÓN .

Cuando Perón asumió la presidencia en 1946 dijo que en los pasillos del Banco Central era difícil caminar  por la cantidad de lingotes de oro con que nos habían pagado exportaciones durante la WW2 .   Gracias al I.A.P.I. esa dificultad no duró mucho y Suburu fue uno de los que llevaron el oro al Tío Sam . En esos años de la posguerra , en Alemania eran oficiales retirados de la armada ; un lujo.  En  Inglaterra ,amarrados como estábamos en los quintos infiernos, el guardia de planchada era  consulta indispensable sobre ¿ dónde ir ?  o ¿ qué tomar ? .- Y en la bella Italia en torno al sereno se armaba una ronda para  escuchar las anécdotas de la guerra : el toque de queda, la escasez , el miedo.

A diferencia de lo que ocurre en tierra , a bordo no se usaba agua potable para descarga de inodoros sino la misma agua donde flotaba el barco.  Recuerdo que en un camarote de pasaje del SS Eva Perón al accionar en  la oscuridad la correspondiente válvula , junto con la descarga pasaron luces ....caramba ..... . No pregunté nada porque estaba en "orsai "    Luego me tocó ver los peces luminosos brincando sobre cubierta y todo quedó aclarado.

Al amarrar , el carpintero o el contramaestre ubicaban la toma de agua en el muelle y conectaban una manguera. Con medidor , así que se pagaba lo consumido. Ahora , en Baires , no todos los muelles disponían de dichas tomas .  Entonces había que pedir que viniera una chata aguatera.   Hasta hoy en el foro no detecté ninguna  referencia a estas deslucidas chatas.  En Fortaleza , ni siquiera chatas había de manera que nos dijeron que que mandarían un camión de bomberos.   La playa forma un arco amplio frente al puerto y el Antártico se movía como si estuviera en alta mar. Para no sacrificar las amarras , en proa usamos como amarra la cadena del ancla. Eso sí que fue una novedad.

Estaba remoloneando  en la playa con el capitán cuando vemos a la distancia llegar el camión rojo inconfundible de los bomberos. Y un rato más tarde un potente chorro de agua surgiendo por la amura de estribor, como si el buque se hubiera puesto a orinar .   Emprendimos de inmediato la  marcha , pero el primer embarque de agua estaba perdido.  ¿ Qué esperan los tripulantes en puerto , además de lo obvio ?  Correspondencia  ( hoy desangrada por los mails),  al agente marítimo con las divisas del país y al camión del proveedor con el  " entrepot " . ( whisky escocés ,  cognac y jerez español, oporto Sandeman , vino verde de Portugal, chocolate y dulces suizos, etc. , libres de impuestos )Si la envidia fuese tiña....    Un cajón de Chesterfields  traía 50 cartones o sea  10.000 fasos.

Los capitanes ganaban bien ; no necesitaban meterse en trapicheos . Peso más peso menos los sueldos en carguero eran Capitán $ 5.000 , 1er.Of. $ 2.700 , 2do. Of. $ 2.000 , 3er. Of . $ 1.400 .

Hubo un colega que saltó a la fama gracias a un duelo supuesto o real en defensa de una dama encumbrada , que por su audacia rompía cualquier molde , al punto que se le ocurrió traer al país , “sin papeles “ un piano de media cola.  Él mismo distribuyó el personal y llegado el camión a la hora señalada de un apacible domingo , fue dando las órdenes a los guincheros hasta tener el  piano en la vertical del camión.

Momento justo en que se aproxima un jeep de la Prefectura. Pero a nuestro hombre no se le movió un pelo ; siguió a cargo de la maniobra sólo que en sentido inverso , simulando que el piano lo estaba embarcando y lo terminó dejando a buen recaudo en la bodega , a la espera de mejor ocasión.

Como cadete no veía ni un florín partido al medio ; como aspirante a pilotín , cobraba una limosna ,  menos que el peón de cocina que se pasaba el día pelando papas;  era un verdadero ratón.    Debía compensar esa carencia de metálico con otras virtudes, otros dones ... ¿ habrá sido así ?

Menos pregunta Dios y perdona.

 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar