Historia y Arqueología Marítima

HOME

Anecdotas y Tradiciones Navales

Autor: Alfredo Cecchini

Indice  Anecdotas Marineras

Fernando Müller - FARERO y SOCORRISTA .

 

EL PINTORESCO CAPITÁN MÜLLER

Simpático, gracioso, imaginativo y servicial son algunos de las palabras con las cuales en algunos relatos se lo menciona al torrero Fernando Müller, el “capitán del faro” de Punta Mogotes.

Nacido en Trieste el 28 de diciembre de 1845 y  según expresó en uno de los escasos reportajes que le hicieron,  llegó a la Argentina a bordo del crucero Patagonia en su viaje inaugural, pero su nombre no figura en la extensa lista de nombres que integraban la dotación del citado buque.

Poco se sabe hoy de su familia y todo es una nebulosa mezclada con relatos ambiguos y fantásticos aunque no menos atrapantes.

Su nombre apareció por primera vez en marzo de 1894 cumpliendo funciones en el faro Punta Médanos, en una, aún hoy inhóspita geografía a 20 kms. al sur de la actual ciudad de Mar de Ajó.

Y se me ocurre extraño imaginarlo en ese paisaje sólo de mar y playa siendo como demostró siempre, un hombre que gustaba y disfrutaba tanto de la vida social.

Seis meses después, en setiembre de 1894 fue destinado al faro Punta Mogotes donde se desempeñaría durante veintidós años, hasta su muerte.

La ciudad lo recibió muy afectuosamente y aún hoy es el eterno “personaje” pintoresco y divertido, referente de cuanto relato mencione al faro.

Fue protagonista de cinco naufragios acaecidos en la peligrosa restinga de Punta Mogotes, y tanto él como su dotación dieron en cada circunstancia, sobradas muestras de coraje y solidaridad que merecieron sin excepción el elogio de tripulantes y pasajeros en cada uno de los casos.

Más aún, cuando se perdió el vapor alemán Wangard en enero de 1909, con su original levita gris y su flor roja en el ojal, fue el perfecto anfitrión para los turistas que visitaban el faro ese verano y pretendían ver al buque varado en la restinga.

El diario Ultima Hora risueñamente expresó “…numerosos curiosos llevó hoy al faro la noticia del Wangard. El capitán Müller aumentó el número de ojales en su histórica levita y la proporción de rosas con que la adorna…desde ayer las olas empiezan a traer restos del naufragio a la costa…” 

Muchos relatos mencionaban al capitán Müller en su americana de caballos blancos con destino al faro, deteniéndose varias veces para alivianar el trayecto, otros comprando en el mercadito de Aronna (Rivadavia 2650) o siendo el centro de alguna reunión con increíbles cuentos que podían inspirar incredulidad en los oyentes.

Pero dicen que cuando se enfermó quedó solo y su enfermedad se agravó cuando quiso estar presente en el faro durante una inspección.

Murió el 30 de setiembre de 1916 en la casa ubicada en San Juan 2158 (hoy H. Yrigoyen) y el certificado de defunción fue firmado por el reconocido médico Silvio Bellatti.

Es imposible saber donde estuvo sepultado inicialmente, en La Loma no tienen los libros de inhumaciones del año 1916 y tampoco hay registros de los entierros a partir de 1912 y de los posteriores traslados del cementerio nuevo cuando se clausuró definitivamente en 1932.

Lo único real es que desde el año 1954, la urna con los restos del capitán Müller está depositaba en la bóveda de quien fue su amigo y compañero en el faro, José Ernesto Milani.

Donde descansó durante treinta y ocho años es un verdadero misterio, quizás como su propia vida, ese enigma que seguramente él mismo creó y mantuvo intacta su imagen a través de tantos años como único referente del faro Punta Mogotes.

 Lic. Adriana Pisani

 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar