Historia y Arqueología Marítima

HOME

Anecdotas y Tradiciones Navales

Autor: Alfredo Cecchini

Indice  Anecdotas Marineras

Errar es humano, pero tampoco hay que abusar

 

El Astrachubut  que , en aguas mansas entregaba 10 nudos , remontando el Paraná era una lágrima. Se me hizo más lento porque en San Lorenzo desembarcaba para tomarme licencia.  En el muelle de YPF me llamó la atención la presencia de dos grandes defensas yokohama , mucho mayores que las nuestras.

En algún momento se me apareció el encargado con un pedido insólito : " CAPITÁN , ESAS DEFENSAS MOLESTAN BASTANTE Y ADEMAS LAS ESTÁN RECLAMANDO DE LA PLATA,  ¿ USTEDES LAS PODRÍAN LLEVAR ?"  Lo mire fijo ....no bromeaba.

" SI EN ESTE MUELLE MOLESTAN , IMAGÍNESE LO QUE SERÍA SOBRE NUESTRA CUBIERTA . AQUÍ AMARRAN CON FRECUENCIA BUQUES DE YPF DE REGULAR TAMAÑO . PÍDALES A ELLOS ."

Hubiera dicho que aceptó mi razonamiento porque sin insistir se retiró . Al día siguiente se presentó mi relevo . Era el colega más antiguo en la compañía . La naturaleza no había sido muy generosa con él en materia de neuronas . Pero logró hacer carrera igual gracias a que "velis nolis " su lema era SUBORDINACIÓN y VALOR  para servir a ASTRA.

Le dí las pocas novedades que tenía , como que había cubierto mis alojamientos con colchones viejos y  los mantenía remojados para que la evaporación oficiara de refrescante. Luego respecto de las benditas defensas le canté la justa : " ESTAN ESPERANDO QUE VENGA UN B........ PARA ENCAJÁRSELAS.

Dejé de verlo mientras terminaba de acomodar mis pocas pertenencias .  Me despedí deseándoles buen viaje y me encontré en el muelle con el agente marítimo que me esperaba en el auto. Para entonces ya comenzaba flor de zafarrancho haciendo rodar las Yokohama hasta el agua. Subimos la barranca y arriba le pedí al agente que se detuviera para poder espiar un poco. Había gran movimiento en cubierta. La pluma braceada hacia la banda externa  y ya se escuchaba el resoplar del guinche a vapor. Justo cuando el gran bulto negro empezaba a asomar , se desplomó .

Me dio pena ; retomé mi lugar en el coche y nos fuimos a Rosario a pescar el tren a Baires. Cuando pasé por la compañía , me contaron.   El guinche con 30 años de servicio, sometido a un esfuerzo  excesivo , rompió un diente del engranaje.  Conseguir un repuesto sonaba casi imposible .

La joda casi le costó la vida a un marinero hijo del Jefe  Radio De Groot . Y que a mi colega la subordinación y valor le había servido para que no lo despidieran pero no evitó que le dijeron cosas feas ; que le dijeran de todo .... menos bonito.
A.C.

 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar