Historia y Arqueología Marítima

HOME

Anecdotas y Tradiciones Navales

Autor: Alfredo Cecchini

Indice  Anecdotas Marineras

MADRE CORAJE

 

En un e-mail anterior conté que el B/T PUNTA RASA era un barquito que hacía reparto de gasolina, diesel-oil y queroseno en trayectos cortos y frecuentaba  amarraderos no precisamente del primer mundo: Canal Oeste y Toma Auxiliar en La Plata ,  Puerto Piojo en Baires, Ibicuy , etc.   Y un buen día , desde el Comando de Transportes Navales llegó la orden que estremeció los 67 metros de nuestro barquichuelo :

"PRÓXIMO VIAJE PARTEN PARA MAR del PLATA CON GASOLINA "

Obvio .Corría el mes de octubre y La Feliz necesitaba prepararse para atender debidamente la caravana de turistas que no tardaría mucho en llegar. Cuando traje la novedad a mi casa mi señora dijo de inmediato :

¿ PUEDO IR ? Se me cayeron las medias .  Estaba de 7 meses, era primeriza y tenía  preocupación lógica , por lo que participaba de un curso preparto.

¿ ESTÁS SEGURA ?

CLARO   ¿ POR QUÉ NO ?  ¿ TE MOLESTA ?

"PARA NADA ....ESTOY MARAVILLADO ...PERO TENGO QUE PEDIR LA AUTORIZACIÓN DEL CAPITÁN "

Dicho Capitán era un dechado de virtudes , como quien dice....un duque.   No sólo me autorizó sino que se mostró encantado con la noticia y no la hubiera tratado mejor si hubiera sido su propia hija.

Y así fue como tomamos el tren hasta La Plata , luego el trencito hasta Ensenada y embarcó. En un barco de esas dimensiones , las escalas internas son un tanto empinadas  , pero una vez ubicada en la cubierta de

oficiales , todo bien.  Tuvimos tiempo calmo todo el viaje y ella se bancó los rolidos inevitables , sin faltar a almuerzos y cenas en la camaretita de popa. Aproximándonos a destino, un comentario previo : hay capitanes que se pasan la vida viendo como un practico aquí, otro allá lo reemplazan en el Puente . Y de golpe un día, tienen que salirle al toro y cada cual se arregla como puede.

Nuestro hombre sabía muchas cosas, pero el arte de la maniobra no era su fuerte . En Marpla era de manual :  avanzar despacio , a cierta distancia del muelle ,medida al gusto de cada uno, fondear ER, ir filando lento para frenar la arrancada y provocar el alineamiento deseado , un golpecito de máquina atrás y "sailors" a pasar cabos . Volvamos al día en cuestión : en la Timonera el Capitán y el timonel , en un lateral , sentada en un banco tipo plaza , mi señora.

En proa el 1er. Oficial y a popa , un servidor . Lo que sigue es la reconstrucción de los hechos como tendría lugar en un tribunal , basado en los dichos de testigos. De manual el capitán,  CERO  . Puso proa al muelle muy despacio ; luego movió el telégrafo a PARA .  Después , quizás porque no  sabía qué hacer , no hizo más nada.

En proa , el 1er.Oficial , cuando vió que el encontronazo era inevitable , no se agarró la cabeza, no armó ningún espectáculo,  al contrario , se alejo como distraído , observando el paisaje.

Quizás hubiera encendido un cigarillo , pero transportando combustible, ese rebusque no  está permitido. El timonel , gallego y zorro viejo ,aprovechando que el Capitán estaba ocupado enfocando los prismáticos, se corrió hasta mi  señora para decirle: "SUJÉTESE USTED MUY BIEN !

Por fin la roda topó con el muelle . Hubo una fuerte sacudida .  Si Betty no hubiera estado prevenida, habría caído sobre el enjaretado. Una lanchita vino a buscar el cabo de popa y en 20 minutos  planchada colocada . Todo terminado con tranquilidad. Era un día marplatense espléndido , soleado y sin viento.  Y al rato se vio una pareja que se alejaba tomada del brazo , rumbo a la estación del ferrocarril.

Aquellos años felices .

A.C.

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar