Historia y Arqueología Marítima

HOME

Anecdotas y Tradiciones Navales

Autor: Alfredo Cecchini

Indice  Anecdotas Marineras

LLUVIA NEGRA

Astrasur

La presente anécdota patagónica tuvo lugar a bordo del buque tanque ASTRASUR .   Su perfil era una mezcla de antiguo y moderno.  Con casillaje al centro para ubicar puente de mando, estación de radio, enfermería, alojamientos del capitán,  oficiales de cubierta y enfermera ; con un  segundo casillaje a popa para el resto de la tripulación, más sala de máquinas , chimenea, etc.

Cada tanque de carga tenía una tapa de registro similar a la torreta  de un minisubmarino y una pequeña  abertura al lado por la que el bombero introducía la sonda. Al fondo de cada tanque dos válvulas sobre la misma tubería y vástagos de 10 metros hasta llegar a los grandes volantes  de control en la cubierta .

Aquí una breve digresión técnica :   durante la carga , cuando un tanque está por llegar a la medida indicada , el bombero estrangula primero la válvula , va sondando y finalmente cierra. Todas las operaciones se hacen con la mencionada PRIMERA VÁLVULA . La otra...bien, gracias.

Estábamos amarrados de popa cargando en Caleta Olivia . Era una tarde veraniega increíble para lo que es el clima comodorense.  El golfo San Jorge brillando al sol como un lago, los lobos marinos haciendo la siesta , alguna gaviota chillando por encima nos mantenía despiertos al primer oficial , Lopez Vazquez y a mí , que desde un pasillo observábamos la costa con miradas somnolientas .

Y entonces , en un instante, se pudrió todo....

De la boca de sonda del último tanque de estribor , surgió un geyser de petróleo ; algo similar en menor escala a lo que vemos cuando un pozo se inicia y brota en altura. No pensamos en llamar a nadie ; medio corrimos medio patinamos hasta el volante : NADA ; estaba cerrado , es decir la válvula había colapsado.

Aferramos el otro pero el muy desgraciado estaba más duro que el demonio  , como si nadie  lo hubiera tocado desde que dejó el astillero .  Y no era cuestión de darle cuatro o cinco vueltas como a un grifo corriente . En resumen , tardamos o nos pareció una eternidad hasta lograr cerrarlo mientras nos llovía encima ese óleo pringoso . Fue una experiencia agotadora e insalubre.  Les ahorro la descripción de lo que fue la tarea de recuperar aspecto humano.

Aunque los imbornales estaban regularmente tapados , lo que retuvo el trancanil , fue muy poco. Casi todo el desastre se fue al agua.   Pero esto es "peccata minuta ". Sabemos que el uso y abuso de los combustibles fósiles nos trae y traerá sequías e inundaciones, que derrite los hielos polares , que arruina el clima .   Lo sabemos a pesar de los "expertos" que , como otros expertos antes negaron los males del cigarrillo , estos nos digan que es una cuestión transitoria , que en algún momento , regresarán las glaciaciones. En la vereda opuesta ya sugieren darle a esta era el nombre de antropoceno, por la gravitación que tienen las actividades humanas en la evolución terrestre.

La natalidad descontrolada , el crecimiento económico y la contaminación , avanzan cabeza a cabeza. Mi impresión es que la probabilidad de un aterrizaje suave es mínima.


 De este tipo de acontecimientos recuerdo varios en ELMA, la mayoria en el puerto de Baires, generalmente por falta de control, o una vez terminado el embarque de fuel algùn iluminado enviò vapor a los tanques de combustible que estaban llenos provocando el derrame por expansion del Fuel, pero en Baires no pasaba nada.

Muy distinto era en puerto extranjero sobre todo EEUU , Europa o Japon; en EEUU hace 20 años la multa era de 20.000 U$S al igual que en Rotterdam, más el tiempo que tardaran en limpiar el derrame, porque colocaban una red perimetral en el agua alrededor del buque. En mi memoria tengo tres en baires, uno en dique 4 (Diesel oil) Neuquen II y otros dos en las darsenas (Fuel) , otro en navegacion (Rio Iguazu). Por suerte cuando me toco tener parte de la responsabilidad en el embarque nunca tuve un derrame.

Héctor Caro

  

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar