Historia y Arqueología Marítima

HOME

Anecdotas y Tradiciones Navales

Autor: Alfredo Cecchini

Indice  Anecdotas Marineras

EL ÚLTIMO VIAJE DE UNA RELIQUIA.

Uno suele toparse con esta frase comodín : "TODO TIENE QUE VER CON TODO ".   Seguramente se trata de una exageración , pero ayer recibí un combinado de información, oral y escrita , que me puso a trabajar la croqueta , con lo cual parecería que cada tanto la frase vale.

Mi nieta , que integra la orquesta juvenil de la CABA ,  fue a cobrar su cheque oficial y luego pasó a saludarme .

" QUÉ TRISTE ,  ABUELO , LO QUE PASÓ EN EL BANCO CIUDAD "

"  ¿  QUÉ PASÓ  ...UNA SALIDERA ?

 " NO, NO ...  ME TOCÓ PASAR A LAS CAJAS JUNTO CON UN VIEJITO Y ESCUCHÉ QUE EL CAJERO LE DECÍA QUE NO TENÍA NADA PARA COBRAR . INSISTIÓ ,BASTANTE DESESPERADO Y AL FIN SE RETIRÓ PREGUNTÁNDOSE :  ¿ DE QUE VOY A VIVIR  ?

 El relato de mi nieta se juntó con lo que acababa de leer en LA NACIÓN  ( perdón ):  Un viaje en auto de 1600 kilómetros ,  20 horas de viaje , el cruce por Paraguay y finalmente un viaje a Italia desde Ezeiza con pasaporte italiano.  Así fue la fuga de Enrique Pizzolato , condenado a 12 años de prisión en Brasil por  el caso conocido como el "mensalao " Curiosamente estos datos me llevaron a recordar la odisea del vapor Misiones.

Copio uno de los párrafos que le dedica HISTARMAR :

En 1959 fue vendido por FANU a Talleres Navales Magallanes SRL en 151.000. dólares, operación que fue aprobada por Decreto del 11.6.59. Fue reparado en dichos talleres, que crearon una subsidiaria llamada Magallanes Naviera Argentina SA. Volvió a entrar en actividad por intermedio de la empresa operadora El Cano SCA.

A fines de 1965,el matutino "Correio da Manhá" publicó una noticia según la cual "pasajeros comunistas" se hablan amotinado en el vapor argentino Misiones, atracado en el puerto de Salvador (Estado de Bahía). Al reproducir esta noticia, el vespertino porteño "La Razón", del 29.12.65 consultó a la empresa armadora, que comenzó aclarando que el Misiones era un barco de carga y no de pasajeros, y que lo que habla pasado era consecuencia de un conflicto gremial con los tripulantes.

El Misiones 'había salido de La Plata, tripulado por 37 hombres, con un cargamento de trigo destinado a varios puertos brasileños. A la altura del puerto de Salvador, tuvo un problema en las máquinas y quedó al garete durante varios días, hasta que un remolcador brasileño lo llevó a Salvador. Como esta escala no estaba prevista al iniciarse el viaje, los tripulantes exigieron el pago de una retribución extra a lo cual el armador se negó.

El problema quedó sin definirse hasta que el barco llegó a Paranaguá (Estado de Paraná).donde quedó amarrado. Mientras tanto, en Buenos Aire se iniciaron acciones judiciales contra el dueño del barco, que no se sabia si era El Cano o Talleres Navales Magallanes. En agosto de 1967 se dijo que los tripulantes no percibían sus haberes desde hacía 17 meses.

El barco siguió embargado en Paranaguá por los gastos de rescate en que se había incurrido, y tenía numerosos embargos. El 19 de Octubre de 1969 salió a remate judicial en Río de Janeiro (el barco continuaba en Paranaguá), y con este motivo, el aviso que se publicó sobre el remate, aclaraba que el armador era Magallanes Naviera Argentina SA. Y allí se quedó aquel barco definitivamente.

Le arriaron la bandera argentina y izaron la de remate , cuando el Misiones cumplía 50 años . Un poco mucho , ¿ verdad? ¿ Qué pasó con la tripulación ?  Normalmente los jueces se ocupan y preocupan por la parte material.  Y  en este caso  la orden del juez fue que el Capitán no podía abandonar Brasil.   ¿ Y los tripulantes  ?  Que se arreglen.

Y se arreglaron a pesar de no tener un cruceiro partido al medio .    Iniciaron una estampida por tramos, haciendo dedo.  Pasaron unas noches a la intemperie y otras refugiados en burdeles con pupilas conocidas.   El Capitán Yug Alexander P. , podría haber hecho lo mismo .  Mandar al juez con su progenitora y venirse. Luego de tantos embargos y meses sin ver un peso , lo lógico era regresar a casa.    Prefirió quedarse ; tenía esperanza de salvar algo en el remate y pagar las deudas que había tomado para comprar el barco.   ¿  Dónde dormir ?   ¿ Qué comer ?

De Paranaguá , puerto de medio pelo, se fue a Río de Janeiro .   En aquellos años todavía algo quedaba de nuestra marina mercante y era raro que pasaran muchos días sin el arribo de un buque nacional. La agencia marítima lo mantenía informado del movimiento .   En cuanto alguno amarraba , tenía alojamiento y comida .   Si estaba fondeado, embarcaba en la lancha con el peluquero que iba ofreciendo su servicio por la bahía.   Toda esa aventura no fue gratis .

Perdió a la esposa , perdió amigos a los que no pudo devolverles su dinero y quedó dañado física y mentalmente. Alcancé a navegar con Yug.  Decía escuchar voces ...  El viejo MISIONES y su Capitán  , encallados en un embargo ,ya no pudieron salir a flote.

A.C.

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar