Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice  Anecdotas Marineras

Anecdotas y Tradiciones Navales

Agachadas

Fuente: A.Cecchini - 2013

Hubo una vez...

...un Capitán Mercante de mar y guerra .  Audaz , siempre el primero en todo , por las buenas o por malas razones.

Atropellador y confiado en su habilidad , que sin ninguna duda  tenía , y si esta no alcanzaba , confiado en su buena fortuna que lo había socorrido en situaciones difíciles. Se lo admiraba y a la vez , se lo criticaba .Llegó a ser una verdadera leyenda.  Su lealtad al amo la llevó a casarse con la mujer que estaba incordiando al patrón con reclamos que lo habían hartado.  En ocasiones, con un ego a toda prueba, medio en serio medio en broma, se presentaba como "marqués de...".

Descuidado con el dinero primero , con la decencia después , sus trucos ya no suscitaban admiración  , más bien pena. Jugando con las palabras podríamos decir que empezó siendo "diestro" y terminó," siniestro."

EL  ÚLTIMO  ESCALÓN.
De los grandes cargueras de ultramar , pasó a los patachos costeros. La culminación de esta carrera descendente arrancó en Porto Alegre . Allí coincidieron dos buques argentinos. Nuestro caballero , a este altura, de la triste figura, se marchó al Uruguay.

A visitar ...a quién? Ese dato no lo tengo.   Enterado el armador de su ausencia, despachó por avión su relevo. A su turno, el "Marqués", rápido de reflejos, en lugar de regresar a Porto Alegre, como hubiera hecho cualquiera con menos muñeca, siguió viaje a Buenos Aires.

Allí ,para justificar sus movimientos alegó que había venido para denunciar que EN EL OTRO BUQUE ARGENTINO OPERANDO EN PORTO ALEGRE, se estaba embarcando un contrabando importante.

Un tripulante de ese OTRO BARCO me confió lo siguiente :
"FULANO , EX-NAVEGANTE , QUE PUSO NEGOCIO ALLÁ ,  ME PIDIÓ QUE TRAJERA UNA PARTIDA DE TIJERAS PARA SALDAR UNA DEUDA QUE HABÍA CONTRAÍDO CON UN NEGOCIO SIMILAR EN ARGENTINA, AL MOMENTO DE EMIGRAR.  NO ERA LA GRAN COSA . NOS AVISARON SOBRE LA DENUNCIA Y TIRÉ TODO AL AGUA . NAVEGANDO POR EL PARANÁ NOS ABORDÓ LA ADUANA PARA HACER UN FONDEO. NOS VOLVIERON A REVISAR AL LLEGAR A PUERTO...PERO CLARO NO ENCONTRARON NADA.  "

De tal manera que la rebuscada justificación de un capitán para abandonar el barco , se cayó como un piano y recibió orden de desalojo.

Conclusión :  la primera "agachada" , esa que cuesta cometer , hay que evitarla a toda costa .  Las siguientes van saliendo fácil y al final no se repara en nada.
 

Este sitio es publicado por la Fundacion Histarmar - Argentina

Direccion de e-mail: info@histarmar.com.ar