Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice  Anecdotas Marineras

Anecdotas y Tradiciones Navales

POLIZONES A BORDO

Por Filástica Amarrada

Provista por J.C. Carrion, 04/07/2007

Acababamos de zarpar de Hamburgo una tarde del 53, con el B/M "Río Primero"; se pasó Blancanisse oyendo las estrofas del tango "Adios Muchachos" en nuestro idioma.

Ya en mar franco, en el Puente el 3° recibió la visita del gallego Fernandez, Contramaestre, quien con voz temerosa informó que dentro de un bote salvavidas habia descubierto un polizón, al que alojó preventivamente en su camarote.

-Deberiamos comunicar al Comando ...pensar que este sugirió un buen control a la salida para evitar este tipo de situaciones.

El Oficial con el hamburgues se presentaron ante el Capitán que, como primera medida, esbozó gesto de "bull-dog" ante el hecho consumado; el dialogo, del que el 3° solo entendió el austero saludo, se desarrolló en aleman -el viejo Tiepolt Io hablaba- observando como se fue aflojando hasta el punto de creer verlo sonreir; el hombre era un bonachon.

Al cabo de unos minutos dijo: -Este purrete me convenció, Io llevaremos a Montevideo o Buenos Aires, donde tiene familiares y como conoce de fierros, que Io pongan a trabajar en máquinas "para que gane el viaje con el sudor de su frente". Termino el episodio sin reproches a la tripulación, volviendose a la normalidad y continuando con la derrota para la escala de Canarias.

Se atracó en el Puerto de la Luz para hacer combustible y provisiones frescas, situación aprovechada por algunos pocos a fin de visitar esos lugares como "Las Carmelitas". Fue reforzada la guardia con ordenes estrictas para evitar otra colada de polizontes porque... -de Io contrario, ardería Troya- (significaba que el Capi frunciría un poco mas el ceño).

Noche lluviosa la de la zarpada para Montevideo; control estricto de la bajada de "pichicomas" y mercachifles que invadian los barcos ofreciendo sus baratijas; navio a "son de mar", pilotaje y a continuacion rumbo SW para recalar en la costa brasileña.

Guardia de navegacion, el mismísimo 3° y otra vez el gallego "contra" en la timonera; al verlo, el Oficial Io encaró en tono de sorna: -Fernandez, no me va a contar que hay otro polizon!

-Siiiii... y ahora que hacemos?

-No Io va a tirar al agua!

-Vaya a ver al 2° Oficial y que le informe al Capi... yo no voy... yo no se nada!

-Rápido llego este al Puente, muy serio, enojado de veras, explotando en epitetos y reproches nada bonitos, pero no para algunos, para todos!

-Estableció un cambio de rumbo con el fin de recalar en Port Etienne, Cabo Blanco, Africa, para dejar al joven intruso canario, que tambien aspiraba llegar a Sudamerica.

Avistando la costa africana, los diez integrantes españoles de la tripulación apoyados por el resto, tomaron una extraña, justa para ellos, actitud:

-Si el canario era entregado allí exigían al comando hacer Io mismo con el aleman.

-E hicieron correr la bola de denunciar publicamente el episodio de no ser aceptada la propuesta.

Nunca supimos si la promesa al aleman, el no haberlo declarado en Las Palmas, Io justo del reclamo o por su bohonomía, consistio en llevar a ambos hasta el Rio de la Plata, ordenando que el isleño trabajara en cubierta.

A la entrada de Montevideo el polizon canario se esfumó sin dejar rastros... y el otro ya en Buenos Aires, fue alojado en el Hotel de Inmigrantes, con aviso a sus parientes.

Jamas se supo cual de los dos corrió con mejor suerte, pero con seguridad aumentaron la larga nómina de inmigrantes en estas latitudes.
 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar