Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice  Anecdotas Marineras

Anecdotas y Tradiciones Navales

La vuelta al mundo y el día de antes.

Por el Cap. Juan Carlos Carrión - 21-'7-2007

Gente que ha dado la vuelta al mundo seguro hay mucha. Empezando por Elcano y siguiendo por incontables aventureros , militares y solitarios , cosa que en nuestros dias ha dejado de ser una novedad.

Ahora se busca que sea en kayak o en globo para superar la apatía periodística y ganar unos pesos con la venta de las memorias.

Pero la historia que vamos a contar es solo un resumen de lo que pasó con el primer buque de ELMA que dio la vuelta al mundo en un viaje comercial.

Allá por 1976 ELMA comenzó a recibir los buques construidos en Alemania en los astilleros del AG Wesser. Eran lo que se denominaban "multipropósitos" y en principio fueron destinados a la Línea a Oriente.

Esporádicamente se había trabajado en esa Línea y algunas veces con buques charteados pero ahora la cosa iba en serio. El primero fue el "Catamarca II". Entregado en junio de 1976, al volver a Buenos Aires se lo instaló en ese tráfico que en principio era Brasil, Sudáfrica, Singapur, Hong Kong, Taiwán, puertos japoneses, Corea y retorno por el mismo camino.

Así transcurrió el primer viaje

El segundo fue distinto. Para los memoriosos diré que el Capitán era Carrión, Daniel Agnoletti el Jefe de Cubierta y "Quique" Gonzalez el Comisario que en esta historia tiene un lugar de privilegio.

Todo marchaba viento en popa, a pesar del tiempo de navegación y uno que otro pesto de rigor. La primera sorpresa fue en Corea cuando el Delegado desde Tokio avisó que el buque debía navegar hasta Paita (Perú) prácticamente en lastre para cargar a "full" para Ushuaia, un cargamento de equipo petrolero.

No es este el lugar para relatar los sentimientos, apasionamientos, improperios y otras actividades humanas no profesionales o las estrictas de la profesión como derrota (había que cruzar el Pacífico de punta a punta) o de repuestos, combustible, elementos de trincado, que en poco tiempo hubo que preparar, etc, etc.

Salió el Catamarca II" de Pusan, en Corea del Sur, una noche de nieve y viento y al día siguiente ya estaba debajo de las islas Japonesas en su periplo hacia la otra parte del mundo.

Y de a poco una idea fue germinando en varios cerebros febriles.

-Hay que atrasar un día!

 Igual que con Julio Verne en su novela a más de uno la idea le pareció de ciencia ficción y sobre todo fogoneada por Agnoletti , de que todo era una broma del Capitán para con el Comisario y su Planilla de sueldos.

Como los navegantes sabemos, allá por el meridiano 180º pasa una línea arbitraria de cambio de fecha y Carrión pensaba respetarla aproximadamente y de acuerdo a como el trabajo se desarrollaba abordo.

Así que fue un sábado el día a repetir y de acostarse a la noche del sábado se amaneció otra vez en sábado. A muchos no los convenció ni las explicaciones del Capitán y menos las mas enrevesadas del Jefe de Cubierta que siempre parecían contradictorias. Solo se convencieron al llegar al Perú y comprobar que en el buque y en tierra el día y la hora eran la misma.

Más de uno suspiró aliviado.

La segunda sorpresa fue al llegar a Buenos Aires. ELMA se negaba a pagar la Planilla de Sueldo!

Que había ocurrido?

El sistema de la Planilla era diario y en cada columna vertical donde figuraban los dias el Quique, es decir el Comisario,  había insertado como correspondía los dos dias sábado , pero con un cartel que decía :"Se añade un día a la Liquidación por orden del Capitán"

Así que Bayer, Jefe de Liquidación Haberes y hermano del escritor, en su oficina casi sufre un infarto. No había antecedentes de un caso similar y aunque el "Yapeyú" de FANU habia hecho una circunnavegación similar vaya a saber donde estaban los archivos.

Así que esa planilla se transformó en una brasa ardiente y allí fue Carrión a explicar lo del día de más, mechando a Verne con Humberto Eco y haciendo dibujitos de husos horarios y planisferios que parecía Mercator delante de cada Jefe de División, Sección, Departamento o lo que fuese. Y mientras, el sueldo en el limbo.

Hasta que recaló en la Oficina de Jurídicas(!). Y el abogado fue el único que no solo entendió el problema sino que también supo analizar algunos de los vericuetos de este tema.

Es que navegando hacia el Este el reloj del buque se adelanta en una hora aproximadamente, cada quince grados de longitud o huso horario, como para estar más o menos de acuerdo con el movimiento diario del sol. En las guardias ese adelanto es de 20 minutos por lo que su jornada legal ya no es de 8 horas sino de 7 horas con 40 minutos. Esa "deuda" se va acumulando y la burocracia de la Empresa sostenía que se debía devolver trabajando una jornada extra ( el sábado) sin sueldo.

Elemental Watson, y como devolvemos el tiempo que no durmió al que no hace guardia y debe pasar un día entero más? Y las horas extras, que se hacen fuera de la jornada y que sí se hicieron en el día repetido? Y los que no hacen guardia ni nada, el día es de 23 horas o deben devolver el tiempo no vivido?

El abogado entendió el intríngulis y mejor para el ánimo de la gente si alguien se podía beneficiar algo y la planilla se pagó completa sin mezquinar ni hacer cuentas extrañas.

A Carrión sus amigos le regalaron un disco de madera grabado como a Elcano en su momento, con la inscripción "Tu primo capitanis elmae circundastemi", y el abogado progresó y llegó a Ministro de Trabajo y se llama Carlos Tomada.

 

 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar