Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice  Anecdotas Marineras

Anecdotas y Tradiciones Navales

Historias de Barcos el "Lancero"

Provista por: Juan Carlos Carrion  Fecha: 14.11.2007

La Pacotilla

 -Hubo historias circulares, como quizás dijo Borges, pero de este tipo pocas.

 El propio viaje de un buque de carga general al Norte de Europa era en cierta medida una historia circular y esta no escapa a la regla.

El “Lancero” era por los sesenta un Supervictory de FANU uno de esos barcazos cómodos, aptos para todo tipo de carga general que por esas cosas del destino y los nuevos aires modernistas impuestos por el nuevo Gerente que hablaba de eschedules, costos diarios, bunkering y otras pamplinas modernas, le había establecido un itinerario fijo, a nosotros que la estadía mas corta que recordábamos, era de una semana.

 Así que ahora estamos en la Línea al Norte de Europa  con Rotterdam, Amsterdam, Amberes y la muchachada andaba como loca. Rotterdam, que en esa época todavía mostraba porqué la llamaban la “ciudad destruida” donde lo único en pié había sido la estatua de Erasmo no ofrecía incentivos barqueros valederos, Amsterdam en cambio tenía sus calles con vidreras, su pequeño barrio tipo adyacencias del “Shangai” de La Habana, los museos, si se animaba alguno, y Amberes con su “Vaca que rie” y los restaurantes de musels con salsa de cerveza y mostaza.

 Era entonces la hora de Amsterdam y sus proveedores de radios, whisky, cigarrillos y toda la parafernalia doméstica de esa época. Los mas conocidos y que además estaban encargados de las provisiones del buque eran los dos grandotes Van der Velde, también conocidos en el ambiente como “los Chiquitos” por su tamaño descomunal.

 No había llegado todavía Zarazaga que como criollo podía entender a sus congeneres barqueros habiendo sido el mismo uno de esos.

 Como hace entoces el “negro” Maidana Perez, el radio que solo está con los Chiquitos queriendo comprar una humilde radio “Philetta” de tres botones y mientras saborea una helada ginebra le están pasando un fastuoso catálogo de equipos de música?  Pero. El pero es que ahora apareció una posibilidad de desembarcar en Buenos Aires una cierta cantidad de elementos de pacotilla, de acuerdo a los dias navegados y al valor de una Cartilla que los aforaba.

Una  “Philetta” podía ser, estirando un poco la evaluación del equipo de Aduana presente, pero esos equipos…

 A la tercera ginebra el negro ya estaba en las páginas de más adelante del catálogo y a la quinta y tratando de enterder que es lo que los chiquitos le habían vendido se encontró en una camioneta rumbo al puerto cantado zambas tucumanas.

 Horas después enfrentó la triste realidad de haberse hecho dueño de un tremendo equipo de música con tocadiscos, amplificador, mueble de tres cuerpos con patas torneadas al tono y vaya a saber cuantos baffles y twitters.  Y con la sobriedad que pudo conseguir para enfrentar el venidero desastre se acercó al camarote del segundo oficial en busqueda de consuelo y consejo.

 Y el negro consiguió ambos, ya que el segundo que entre sus cualidades náuticas tenía una desfachatez suprema y  le sugirió al negro desarmar el equipo como si fuera un rompecabezas, y en cada extremo de cable cortado pegaron cinta scotch con un papelito de distinto color como para unirlos luego del desembarco y las partes de madera se descalabraron delicadamente y todo el equipo viajó a Buenos Aires desparramado por Estación de Radio, pañoles, Carpinteria y camarotes y la declaración al llegar fue:  “receptor y partes de repuesto”.

 Y el día de la Pacotilla vino y la Comisión comenzó a retardarse y el negro y el segundo a impacientarse y que mejor remedio que una ginebrita helada para los nervios?

Y entre ginebrita y ginebrita fueron bajando de a poco las partes del puzzle electrónico a la camioneta del cuñado del negro que esperaba paciente al pié de la planchada. Y la demora aumentó y las ginebras también y los viajes a la camioneta y cuando esta estuvo llena de partes de muebles y equipos de radio salieron del puerto cantando zambas tucumanas , olvidandose de la Pacotilla, la Aduana y la Prefectura..

 

 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar