Historia y Arqueología Marítima

HOME

Indice  Anecdotas Marineras

Anecdotas Militares Argentinas

Guerras de la Independencia - 3

Provistas por: Diego Marré . Publicadas en el Foro de Histarmar-2008

Tras 191 años, abren una escuela con dinero donado por Belgrano

San Salvador de Jujuy. Inés Mamani tiene seis años y con la timidez característica de los “changuitos” del Norte, observaba desde la ventana de su casa de bloques el inusual movimiento en la calle.

Justo enfrente bajaban de lustrosos automóviles hombres con trajes y mujeres elegantes listos para la inauguración de la Escuela Legado Belgraniano.

Inés es uno de los chicos que vive en el barrio Campo Verde, y que para ir a clases debe recorrer por lo menos cuatro kilómetros. Ahora tiene la escuelita frente a su casa y está feliz. Pasaron 191 años para que se cumpliera el sueño de Manuel Belgrano, cuando en 1813 donó 40 mil pesos para la construcción de cuatro escuelas.

Vale recordar que tuvieron que pasar casi dos siglos para que se cumpliera el legado de Manuel Belgrano. El gran general, jefe de las tropas que lucharon en el Norte por la Independencia Nacional, había donado para la construcción de cuatro escuelas, los 40 mil pesos (equivalentes a 80 kilos de oro) que le otorgara la Asamblea Constituyente de 1813 en reconocimiento a los triunfos de las batallas de Tucumán (24 de setiembre de 1812) y Salta (20 de febrero de 1813.

Las escuelas debían levantarse en Jujuy, Tarija (actualmente territorio boliviano), Salta y Tucumán. Lo cierto es que se construyeron todas, menos la jujeña. Desde 1986, los gobiernos provinciales anunciaron el inicio de las obras, hasta que en 2000 comenzaron las tareas. Sobraron problemas, y se sucedieron las marchas de padres que exigían el cumplimiento del legado que finalmente se materializó ayer.

El día esperado

Los vecinos del humilde barrio Campo Verde, ubicado en la zona este de la capital jujeña, ayer festejaron a lo grande. Desde temprano un camión de la municipalidad regaba las calles de tierra, mientras que en las casas y pilares de energía eléctrica se ubicaban banderas.

El gobernador jujeño Eduardo Fellner, junto a los ministros de Educación de la Nación, Daniel Filmus, y del Interior, Aníbal Fernández, participaron de la ceremonia donde se repartieron elogios y reconocimientos.

La Escuela N° 452 recibirá a cerca de 500 alumnos. Tiene once aulas, un salón multiuso y un espacio para el gabinete informático. Momentáneamente y hasta que terminen las obras, el nivel inicial continuará funcionando en otro edificio.

La escuela fue fundada en 1998 y desde entonces funcionó en varios edificios. Los maestros dictaron clases en iglesias y salones parroquiales cercanos al barrio, y también en una guardería municipal. Los chicos de la primaria asistieron entre 2001 y 2003 a un templo evangélico, mientras que el año pasado se trasladaron a una escuela comunitaria en Campo Verde, que estaba a medio construir. La mayoría de los alumnos provienen de hogares carenciados.

A la hora de los discursos, Filmus enfatizó que “la soberanía y la independencia no se pelean con las armas sino con el conocimiento, la ciencia y la tecnología”.

Los padres de los estudiantes participaron activamente de los actos, colaborando y entregando souvenirs. Al finalizar la ceremonia, invitaron a los funcionarios con exquisitas empanadas cocinadas en horno de barro. Muchos recordaban las innumerables marchas que realizaron a lo largo de 17 años exigiendo que se cumpla la voluntad de Belgrano, uno de los héroes más queridos por los jujeños. CC

Equivalente a 4 millones de pesos

En su biografía del prócer, el historiador Felipe Pigna destaca que Belgrano redactó un moderno reglamento para las escuelas que en su artículo primero dice que “el maestro debe ser bien remunerado, por ser su tarea de las más importantes que se puedan ejercer”.

De acuerdo con un cálculo efectuado por Pigna, tomando la actual cotización del oro, los 40 mil pesos “fuertes” que recibió Belgrano en 1813 hoy equivalen a unos cuatro millones de pesos (1,3 millones de dólares).

El historiador sacó la cuenta del aumento de esa cifra si hubiese una tasa de interés anual. “Calculando una humilde tasa del 5 por ciento anual -describe-, que es la que se fijó en su momento hasta tanto se construyeran las escuelas, sumando el capital y los intereses de estos 191 años, el resultado final arroja la escalofriante cifra”. Al tipo de cambio actual son casi 45 billones de dólares. Agencia EFE

El prócer murió sin un centavo - Por Carlos y Jorge Campana Especial para Los Andes

En 1820, el general Belgrano pasaba por graves problemas económicos y gracias a un amigo obtuvo un préstamo de 2.500 pesos. Durante su traslado de Tucumán a Buenos Aires, por falta de dinero, interrumpió el viaje. Un amigo porteño -Carlos del Signo- le envió unos 400 pesos necesarios para proseguir. Al llegar a Buenos Aires, su situación económica era tan crítica que pidió ayuda al gobierno. Éste tardó algunos meses en contestarle y consiguió entregarle solamente 2.300 pesos de los 15.000 por sus haberes devengados de la última campaña en el Ejército del Norte. Esta ayuda no fue suficiente para pagar todas las deudas que tenía, y Belgrano murió sin un centavo.

Este verdadero prócer, trasciende por la generosa actitud de donar sus honorarios recibidos en sus campañas militares, los que destinó a crear escuelas y fomentar la educación. Por esto, Manuel Belgrano fue, es y será un ejemplo para todos.

Fuente: Diario LOS ANDES - Mendoza

 

http://www.madretierra.org.ar/docs/hb81/belgrano.htm

La escuela Nº 452 "Legado Belgraniano" fue inaugurada con gran fiesta en Monte Verde, barrio popular de Jujuy, el 6 de Julio de 2004. Esto es, hace un año. Pero la plata para levantar esa escuela fue donada por Manuel Belgrano en el año 1813, casi doscientos años antes.

Los tatarabuelos de estos escolares son aquellos jujeños que engrosaron el Ejército Auxiliar del Norte, comandado por Manuel Belgrano. Aquella gente sostenía el proyecto de la Patria Grande con todo lo que tenía. 

EL EXODO DEL PUEBLO JUJEÑO

En agosto de 1812, ante una invasión realista, los jujeños abandonaron sus casas, quemaron sus sembrados, arrearon su ganado y dejaron la ciudad vacía, llevándose todo lo que pudiera ser útil al enemigo. En los cinco primeros días, aquel pueblo en marcha hizo 250 kilómetros. Semanas después llegaron a Tucumán.

El gobierno porteño ordenaba que el Ejército volviera a Buenos Aires, abandonando a las provincias. El pueblo, en cambio, quería hacer frente al enemigo y defender su tierra. Belgrano, finalmente, escucha al pueblo. No piensa en una ciudad, sino en un continente. 

ESCUELAS, NO PREMIOS

El pueblo norteño, los soldados y Manuel Belgrano ganaron la batalla de Tucumán el 24 de septiembre de 1812. Después, Belgrano y su ejército persiguieron a los realistas hasta Salta. Allí consiguieron una nueva victoria. Como premio por estas hazañas, la Asamblea del Año Trece, reunida en Buenos Aires, premió a Belgrano con 40.000 pesos oro.

Manuel Belgrano no quiso el premio para sí. Ordenó a la Asamblea que toda esa plata se destinara a la construcción de escuelas. Estas debían levantarse en Jujuy, Salta, Tucumán y Tarija. Esta última ciudad está hoy en Bolivia, pero en aquellos años éramos una sola Patria Grande. Ese es el proyecto de los Libertadores.

NI UN COBRE

Con el pasar de los años, los gobiernos fueron usando la plata para cualquier otra cosa. La escuela de Jujuy tardó 191 años en inaugurarse. De todos modos, las escuelas no son el único "Legado Belgraniano". Es mucho más importante el ejemplo de grandeza que dejó. Habiendo nacido rico, murió sin un cobre y endeudado. Era un destacado abogado, un economista brillante, un periodista lúcido y un general improvisado por amor a la Revolución Latinoamericana Fue también uno de nuestros grandes educadores.

 

LA DONACIÓN DE BELGRANO

En 1813, 40.000 pesos oro equivalían a 90 kilos de oro. Tomando la cotización actual del oro, da 4 millones de pesos actuales. Pero la Asamblea del Año 1813 aceptó pagar un interés del 5% hasta el momento de construir las escuelas. La construcción tardó 191 años. Por tanto, los cuatro millones debieron convertirse en:


133.121.281.257.438 pesos


(ciento treinta y tres billones ciento veintiún mil millones doscientos ochenta y un millones doscientos cincuenta y siete mil cuatrocientos treinta y ocho pesos) Estos cálculos fueron realizados por el historiador Felipe Pigna

 

 

 

 

Este sitio es publicado por Carlos Mey -  Martínez - Argentina

Direccion de e-mail: histarmar@fibertel.com.ar